¿UN ACEITE ES MALO PORQUE SE ENSUCIA MUY RAPIDO?

Un aceite se torna más oscuro cuando está trabajando adecuadamente para proteger las piezas del motor. Por eso hay aceites que aunque tengan poco kilometraje de uso se ven sucios.

Por el contrario, si se ve muy clarito, puede ser una indicación que el aceite no está cumpliendo bien una de sus funciones más importantes. Un buen aceite de motor contiene aditivos detergente-dispersantes, los cuales actúan limpiando el motor y manteniendo suspendidas las partículas de suciedad en el aceite del cárter, permitiendo que estas partículas salgan con cada cambio de aceite y el motor permanezca limpio. Recuerde la siguiente frase:

¿UN ACEITE ENTRE MAS “GRUESO” LUBRICA MEJOR?

Un aceite muy “grueso” (de mayor viscosidad) no es necesariamente mejor, esto depende del uso que se le vaya a dar a dicho aceite. El lubricante adecuado para cada vehículo o maquinaria es aquel que cumple con las especificaciones de viscosidad definidas por el fabricante de la máquina.

Antiguamente, se requerían aceites más viscosos porque las piezas de los motores no eran diseñadas con mucha precisión y no ajustaban bien entre ellas. Hoy, los avances tecnológicos hacen posible fabricar piezas con alta precisión; su ajuste casi perfecto favorece el uso de aceites más delgados (menos viscosos).

¿EL FILTRO DE AIRE NO TIENE NADA QUE VER CON EL LUBRICANTE?

Si tiene que ver, porque si el filtro de aire no retiene bien la suciedad del ambiente, perjudica las propiedades del aceite lubricante, el cual se contaminará con mayor rapidez, se presenta desgaste en el motor por abrasividad. La razón principal para cambiar un aceite de motor es por la cantidad de contaminantes que recibe.

Uno de los principales contaminantes proviene del medio ambiente y es el filtro de aire quien debe retener estas partículas para que no lleguen al aceite, por esta razón es muy importante cambiar el filtro de aire siguiendo las recomendaciones del fabricante. La limpieza siempre tiene que ver con la lubricación

MI AUTO NO CONSUME ACEITE.

Todos los automóviles consumen aceite, con mayor o menor rapidez. Como todo derivado del petróleo, el aceite lubricante es combustible. Se va quemando gradualmente en la cámara de combustión.

Este proceso es más rápido en los vehículos de mayor antigüedad. En general, el consumo de aceite depende del año de fabricación y del tipo de vehículo. Cuando hay exceso de combustible en la mezcla de la cámara de combustión, el combustible puede filtrarse hacia el cárter y mezclarse con el lubricante. Así, el combustible ocupa el lugar del aceite que se ha quemado y el nivel no baja, haciéndole creer que su automóvil no gasta aceite. La conducción a velocidades altas también aumenta el consumo de aceite, cuando las piezas están gastadas el aceite pasa fácilmente a través de ellas y se quema generando consumo.